RelajaciónDiversos autores destacan la importancia de las técnicas de relajación no sólo para el control/reducción del exceso de tensión, sino también para calmar la mente (Davis, Botterill y McNeill, 2002), recupersarse tras períodos de entrenamiento o competición (Kellmann, 2002) o la necesidad de involucrar a las personas en el entorno del deportista en su proceso de recuperación (Kenttä y Hassmén, 2202). Además, según estos autores (2002, p. 65) “un estado general de relajación mental es lo opuesto a estar lleno de preocupaciones y emociones negativas y estar sobrecogido por el estrés psicosocial. Los deportistas deberían intentar reducir su vulnerabilidad al innecesario estrés psicosocial y buscar apoyo social de los seres queridos. Deberían concentrarse en pensamientos y actitudes positivas y relajadas durante el día”.

Para Márquez (2005, p. 151) “la relajación es un método utilizado tanto para la reducción de la ansiedad cognitiva como de la ansiedad somática”. Por lo tanto, los beneficios de las técnicas de relajación pueden ponerse de manifiesto, no sólo para alcanzar el control o reducción de la ansiedad a nivel coginitivo, sino también para predisponer, por ejemplo, la respiración y musculatura de los deportistas en los momentos previos o entre las pautas de competición. Además, como es el caso que nos ocupa (el golf), es en los deportes individuales y de adversario, donde la competición deportiva se afronta normalmente en solitario, podría llevar una dosis añadida de ansiedad para los competidores.

A modo de ejemplo, según Stokvis y Wiesenhüntter (1983, p. 186) “los japoneses que practican el tiro con arco saben desde hace siglos que la extrema serenidad produce mejores rendimientos que la tensión de la voluntad”. Para el Dr. Bob Rotella “Muchos golfistas juegan su mejor golf cuando su nivel de intensidad es flojo o moderado” (En una escala de 0-10, se situaría entorno al 4).

En definitiva, ¿Por qué no practicar la relajación?.

¡Salud y buen golpe!