El ritmo es uno de esos conceptos que van íntimamente ligados al swing del golf. La gente cuando juega al golf dice cosas como: “hoy he jugado con ritmo”,” mi swing tiene buen ritmo”, “no encontré el ritmo” etc. La cuestión es que como bien señala Timothy Gallwey en el libro “El juego interior del golf“:

“Es más fácil sentir el ritmo que definirlo. Cuando tu swing es rítmico lo sabes, y cuando no, puedes darte cuenta inmediatamente con solo prestar un minuto de atención”.

Pero su definición se complica un poco más cuando nos encontramos también con dos términos íntimamente relacionados: tempo y “timing”. Una aproximación bastante acertada en su definición la encontramos en el libro de Jack Nicklaus “Golf My Way“, el cual dedica todo un capítulo al tema, precisamente titulándolo “Tempo + Rhythm= Timing”. Siguiendo este mismo orden (tempo, ritmo y timing), podemos concluir:

Tempo: es una palabra italiana que significa “tiempo” y aplicado a la música, es la velocidad a la que se interpreta una pieza musical. En golf se refiere a la velocidad total del swing de golf, es decir, el tiempo que transcurre desde el inicio del swing hasta el final (o desde el forward press hasta el final del follow-through). Muchos jugadores y profesionales aseguran que el tempo va ligado al carácter o personalidad, así: si alguien es nervioso, se mueve ligero por el campo, habla deprisa, probablemente le venga bien un swing más rápido; al contrario, si una persona es más tranquila, habla despacio, se mueve lentamente por el campo, un swing más lento puede ser más adecuado. Específicamente relacionado con el tempo encontramos el libro “Tour Tempo” de John Novosel y John Garrity que al respecto aclaran:

“Según cuentan, Ben Hogan era un hombre complicado y nervioso, realizaba siempre un swing muy rápido. Por otro lado, Snead hablaba con un calmado acento de Virginia, nunca tenía prisa y hacía lo que parecía ser un swing lento. Así que está claro que un buen tempo, sea lo que sea, no se puede alcanzar tratando de hacer un swing como el de Hogan o tan lento como el de Snead. Tu tempo es tu tempo y punto”.

También defienden que los grandes jugadores siempre han realizado el swing con más rapidez y más agresividad que los hándicaps medio y altos.

Ritmo: esta palabra es de origen griego (puGpóq rhythmós) y se refiere a un movimiento recurrente y regular. Continuando con la comparativa, dentro del campo musical (aunque es característico también de otras artes como poesía y danza) el ritmo es aquel movimiento señalado por la sucesión regular de elementos fuertes y débiles, o bien de condiciones diferente o opuestas. Más o menos podemos decir que el ritmo de la música se compone de ciclos que se reiteran en intervalos temporales. En golf, a veces, tempo y ritmo se utilizan indistintamente, pero siguiendo a Jack Nicklaus lo podemos definir como la “textura del swing“. Otra manera más ilustrativa de definir el ritmo en golf sería el modo en que se reparte o divide el tiempo total que dura el swing en diferentes secciones, así podemos dividirlo principalmente en cuatro (dos para el backswing y otros dos repartidos entre downswing y forward) o tres (backswing, downsiwng y forward swing). Independientemente de estas divisiones existe cierto consenso en la relación 3:1 (y esta es la base del método Tour Tempo): así el tiempo que va desde el inicio del swing hasta el tope del backsiwng es tres veces superior al des downswnig. La media, por ejemplo en el PGATour para el backsiwng es 0.75 segundos y otros 0,25 segundos para impactar la bola. Los jugadores con hándicap medio o alto, suelen hacer un backswing más lento y luego se precipitan sobre la bola, además también varía el mismo dependiendo de las condiciones o palo que tienen en la mano (generalmente , hacen el backswing más lento con los palos más largos o Driver). Esto no pasa en los jugadores profesionales.

Timing: es quizás el término más complejo. Podemos definirlo como el resultado de la unión del tempo y ritmo, generando una secuencia correcta de movimiento del cuerpo y palo que producirá golpes consistentes. En el libro “Los Mejores Consejos de Golf de Todos los tiempos” (pag. 44) se recoge:

“En su libro, Bedrock Principies of Golf, W. W. Lowe explica los méritos relativos del timing y de la fuerza: «Intente recordar que el golf no es sólo una cuestión de músculos, aunque la fuerza y la forma física tengan un papel muy importante. Sin embargo, un jugador podría tener una buena forma física y mucha fuerza, y no ser capaz de aplicarlos. Un jugador de 90 kilos que emplea palos que pesan medio kilo podría ser sobrepasado por un joven de 50 kilos con palos de 350 gramos, simplemente porque el último está dando sus golpes con timing.»”.

En definitiva, como señalaba mi primer profesor de golf: no importa dónde estés jugando tu golpe… no importa si es en alto o en bajo… ni siquiera importa si estás en un campo de golf, en un tee de práctica o lanzando la bola hacia un viejo cráter, cubierto de agua.

Lo que de veras importa es que golpees la bola confiando en tu swing, ya seas principiante, o tengas un buen nivel… y lo hagas, marcándote el ritmo mentalmente.
Cada uno tenemos nuestro propio tempo. Yo utilizo el clásico uno-dos… Uuuuuuuuuuuno…dos!!!… Alargo el “uno”, porque la subida es muy suave. El “dos” debe coincidir con el impacto de la bola… mejor dicho: el impacto debe coincidir con el “dos”… recuerda que el swing debe obedecer a nuestro ritmo mental y no al revés. Las personas que son más activas, van a todos los sitios corriendo,  están haciendo dos cosas a la vez y siempre tienen prisa, probablemente tengan un ritmo más rápido. Aquellos otros, que parecen estar invadidos por la calma chicha, son más tranquilos en general y saborean las cosas despacito, probablemente tengan un ritmo más lento.
Tengo una amiga que se marca el ritmo con un vals. Conozco a alguien que lo hacía nombrando a su mujer: yoooliiiiiiii…pun!! No daré su nombre, por si acaso ella está leyendo esto…
En fin, lo importante es que tú busques tu propia frase mental… Algo que se ajuste a tu ritmo natural, más lento o más rápido, así será también tu ritmo del swing en golf…Pruébalo y después me comentas…